Pozuelo…. ¿borroka?

Cuando yo era pequeña había un serial -creo recordar que era mexicano- que se titulaba “Los Ricos también lloran”. Muy descriptivo el título, no fuera a pensarse nadie que el drama era cosa exclusiva de los pobres…

Ya se lo decia Susanita a Mafalfa en una viñeta, en la que ambas veían uno de esos seriales en TV, y lloraban a lágrima tendida… “Menos mal que los autores tienen la delicadeza de no mostrárnoslos cuando les llegan las facturas de la luz, del carro, de la heladera….”

Ayer media España quedó con la boca abierta al ver las imágenes de los “disturbios” de Pozuelo, un pueblo madrileño con una renta per cápita superior a los 20.000€ según los telediarios, que está celebrando sus fiestas y que vio como “enfurecidas hordas” de jóvenes, de los de Pozuelo, ojo, no de esos descastados de las Banlieues parisinas, inmigrantes de tercera generación, inadaptados y marginados sociales, celebraban el final de un botellón lanzando botellas a la policía, y cargando contra ellos… Cómo sería la cosa que los pobres policías tuvieron que correr a refugiarse a una comisaría cercana que los jóvenes de Pozuelo casi toman por asalto. Es curioso oir a uno de esos jóvenes que graban. Cuando esa escena se produce en otro tipo de barrios se oyen por detrás frases hechas del tipo “mecagüenvuestraputamadrehijosdeputa”, “Os vamos a hostiar vivos”, etc., etc. Aquí el “insulto” más repetido es “homosexualesssss”, falta el “oseatíotelojuro”.

Esto demuestra, o al menos abre la vía para debatir si este tipo de comportamientos está directamente ligado con ciertas clases sociales, que no tienen acceso a buenos niveles educativos, y mucho menos expectativas de mejorar su vida… Estamos hablando de Pozuelo señores…

No es hora de buscar culpas, seguramente todos tenemos un poco. Está bien que, como esto ha pasado en Pozuelo, salten las alarmas de la falta de educación cívica y en valores (para eso se pensó precisamente la asignatura “Educación para la Ciudadanía”) que parece que es propia ya de todas las clases sociales.

Bromas a parte, el asunto merece una reflexión… Para Esteban García Pons la culpa está clara: la culpa es de Zapatero. Lamentable.

Los ricos también lloran… y los pijos también queman cabinas. Es el cambio de un paradigma. Qué pena que no sea para bien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s