Polémico ejército

Hace dos años tuve la oportunidad de visitar Cisjordania, Palestina. Territorios ocupados por Israel, al menos parcialmente.
Fue una experiencia irrepetible el poder ven en directo cosas sobre las que tanto lees, sobre las que te has formado una opinión y que, para desgracia de todos, están siempre de actualidad. La vida en territorio ocupado no es fácil, y ese es uno de los aspectos que más te impactan. La gente no puede hacer cosas tan sencillas como ir a trabajar en coche al pueblo de al lado, ir a cultivar sus tierras, o ir a visitar a su familia en otro lado. No vamos a entrar al desarrollo de otras actividades mucho más complejas como las económicas, sociales, comerciales o políticas. Viven la odisea nuestra de cada día.

Pero una de las cosas que más me impactó y que pude comprobar varias veces a lo largo de la visita: paseando por Jerusalem, en los controles móviles que cortan cualquier carretera de Cisjordania, a cualquier hora, en los controles de acceso a Nablús o a Belén, es lo jóvenes que eran, que son, los soldados israelíes que desarrollan esas tareas, en cumplimiento de su servicio militar obligatorio. ¡Son niños!. Niños con metralletas…

Por eso a mí este vídeo, en el fondo, no me sorprende tanto. A veces a los niños les apetece hacer cosas de niños… aunque vayan armados hasta los dientes.

Anuncios

¿En qué consiste ser francés? ¿En qué consiste ser europeo?

Anda el patio del vecino revuelto desde hace unos meses. Y la razón es que el Gobierno del hiperactivo Sarkozy ha planteado un debate, que ha pretendido ser social, para sentar la base de lo que es ser francés, o francesa, en este mundo de hoy. Una puesta al día del concepto.

Le han caído críticas de la ultraderecha (porque la derecha al fin y al cabo son ellos) y de la izquierda, tan maltrecha en el país galo desde hace tanto tiempo. Parece ser que algunos han pensado que viniendo las críticas de ambos lados la cosa no debería ser tan mala…

Yo que no le tengo especial apego a las cosas del patriotismo folclórico he seguido el debate con curiosidad. ¿Influirá en el nuevo concepto de “ser francés” que más de el 13% de la población sea de origen inmigrante, y por tanto NO aborigen del país de la baguette?

En esta página web es donde se recoge el debate, con el objetivo de animar a la participación (o eso dicen)

http://www.debatidentitenationale.fr/

Tengo mis dudas de que me dejen participar en el debate, pero yo tengo mis propias ideas al respecto. Ser francés significa estar en esa tríada tan famosa que todos estudiamos en Historia: LIBERTE, EGALITE, FRATERNITE, entendida esta última como solidaridad, gracias a las clases de Ideas Políticas de la Modernidad de la gran Amelia Valcárcel.

Sinceramente creo que lo que debería actualizarse hoy en día en el marco de unas sociedades occidentales que viven perdidas el fenómeno de la globalización, que acogen -de mejor o de peor gana- a millones de personas que proceden de entornos culturales totalmente diferentes y no siempre respetuosos con nuestros principios, que vive amenazas globales a las que no pueden dar respuestas ni siquiera regionales, lo que necesitamos es poner al día esos conceptos a la luz de la realidad que ya vivimos y a la luz de la que está por venir.

Y ese debate no deben tenerlo los franceses sólamente, debemos tenerlo los españoles, los británicos, los suecos, los griegos, etc, etc.

¿Qué significa hoy ser libre? ¿Dónde ponemos sus límites, hasta dónde puede el Estado (tome la forma que forme) recortar nuestra libertad en pos de un bien colectivo y del interés común? ¿Puede renunciarse libremente a los derechos fundamentales, cívicos y esenciales si se es ciudadano/a de nuestras comunidades?

¿Qué significa hoy ser iguales? ¿Hemos sido capaces de que las minorías puedan desarrollarse? ¿Tenemos de verdad la mitad femenina de la población las mismas oportunidades que nuestros compañeros? ¿Somos capaces de tratar de manera diferente los casos diferentes?

¿Qué significa hoy la solidaridad? ¿No la estaremos confundiendo a veces con la caridad? ¿Somos realmente capaces de conmiserarnos con quienes sufren y somos capaces de replantearnos nuestros patrones para dar respuesta a eso?

Este es un debate enorme, claro que lo es. Lo que no entiendo es que nos quedemos con la anécdota de una idea u ocurrencia del gobierno de Sarkozy. Sabemos lo que es ser europeos? Lo saben los miembros de pata negra? Lo saben los recién ingresados?

En fin. Pensemos en el tema. Mientras, recordemos aquello que cantaba Víctor Manuel… Ser asturianu nun ye dir con montera picona, nin saber char bien la sidra nin xubir a Covadonga… Así que seguramente ser francés no consista en cantar la Marsellesa una vez al año… ni ninguna cosa similar.

Símbolos….

Hace pocos días se hizo pública una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sobre el caso Lautsi contra Italia por la presencia obligatoria de Crucifijos en las aulas. El Tribunal Europeo nos dijo que según su criterio, lo suyo es que en las aulas europeas no se exhiban símbolos religiosos.

Sobra decir la escandalera que se armó de manera inmediata en cuanto se conoció el contenido de la sentencia. No esperábamos menos. La Iglesia reclama un “derecho” sobre la base de que estamos ante un símbolo cultural, que recuerda nuestra historia y a nadie ofende. Yo me considero cristiana, pero heredera también de una riqueza cultural que como europea y española me es propia y que tiene su raíz en el Islam, que estuvo presente y formó parte de la historia de España y Portugal, durante 8 siglos. A mí no me ofende el crucifijo, pero existen minorías a las que sí les puede ofender, o que sin ofenderles reclamarían el mismo derecho para otros símbolos religiosos que sí que sean los suyos; un budha, una media luna…  Estamos llegando a un punto en el que os estamos todos, o no está ninguno. No quiero imaginar las reacciones iracundas de quienes excomulgan, amenazan con el infierno, niegan la comunión, etc, etc. si se les comunicara la colocación de alguno de esos símbolos religiosos en las aulas.

Me explico. En mi opinión el estado, las instituciones todas que en el caso español han de comprender a las comunidades autónomas, que en virtud de l traspaso de competencias hoy gestionan una parte muy importante de las políticas y las acciones con las que los ciudadanos tropezamos todos los días, deben asegurar la netrualidad sobre la base de la cual nadie se sienta ofendido, ni la mayoría ni las minorías. Defiendo el modelo francés, en el que ningún tipo de simbología religiosa está permitida en el ámbito público.

Es decir todas las personas que formen parte de ese ámbito público (profesorado, personal médico y sanitario, ejército y cuerpos y fuerzas de seguridad , funcionariado al uso, cuerpo diplomático, judicatura) así como los espacios en los que desarrollen sus tareas deberían estar totalmente desprovistos de cualquier tipo de símbolo religioso: ni cruces, ni quipas,  ni turbantes… Nada. Lo mismo habría de aplicarse a aquellos que representan a ciudadanos en el ámbito público: concejales, abogados, procuradores, etc.

Cada cual en su casa, o en el ejercicio de sus actividades, las que no interfieran en la esfera pública es libre, totalmente libre, para profesar el credo que le parezca mejor, y vestirse de acuerdo con ese credo.

Soy perfectamente consciente de que, en primer lugar, habrá quien me tache de radical, pero estoy abierta a intercambiar ideas, y a debatir. Reconozco que en esta, como en otras tantas cosas,  puedo estar equivocada.

Sé también que esta no es la situación actual en España. Los cargos públicos de mi gobierno, por ejemplo, han prometido o jurado sus cargos ante una cruz. Ni el Ministerio de Educación tiene de momento planeado retirar de manera generalizada las cruces de las aulas. Tengo la esperanza que la reforma de la ley de Libertad Religiosa que ahora se empieza a discutir contemple estos temas. Me gustaría que la derecha española, que tanto gusta de mirar a Sarkozy, estuviera a la altura de las circunstancias y estudiase bien ese modelo, y los debates sociales que existen desde hace años en el país galo.

Por suerte o por desgracia en España el debate empieza a producirse ahora, y tenemos otras experiencias europeas sobre las que aprender qué cosas derivan en errores.

¿Es esto una postura radicalmente laicista? Puede, yo la llamo de NEUTRALIDAD de la cosa pública hacia una sociedad que cada vez es más mixta, menos homogénea, y más mestiza.  Responder y servir a esa sociedad, de la manera más adecuada posible, es un deber principal de quien gestiona lo público.

La neutralidad… no debería herir a nadie. Pero estoy segura de que las reacciones de los colectivos ligados a la Iglesia Católica, liderados por ésta se rasgarían las vestiduras… y la vez, tal vez, condenen a turbante sin reparos, sin darse cuenta de que símbolos lo son los de todas las religiones, y las mayorías religiosas, ya no son lo que eran.

¿Quién presidirá la UE?

Ayer el Consejo Europeo, que es el órgano que más manda en la UE, pues en él se sientan los Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno de los 27 Estados Miembro, logró desatascar -¡por fin!- el Tratado de Lisboa. Cierto es que hubo que tragar el sapo checo… y que se tragó a regañadientes, pero llegadas estas alturas, el fin bien merecía el sapo.

Una vez que se el Tratado esté ratificado y entre en vigor, se supone que el 1 de enero de 2010, cuando empieza la Presidencia Española de la UE, lo que los expertos llaman la “arquitectura comunitaria” va a cambiar, y la UE va a tener un Presidente (o Presidenta) permanente y un Alto Representante de la Política Exterior -un ministr@ de exteriores para que nos entendamos-.

Ahora que ya es realista pensar en que el Tratado va a entrar en vigor se han abierto las apuestas y las porras sobre quién se llevará el gato al agua… quién ocupará cada una de esas dos responsabilidades, tan importantes, tan visibles y con tanta carga simbólica: empieza -se supone, esperamos- una nueva etapa en la UE.

grafico_UE

Este gráfico aparece en la última edición de la revista sobre política exterior “Foreign Policy”, y me parece muy curioso y muy ilustrativo. Dice el artículo en el que aparece este gráfico que a quienes nos gusta la política internacional estamos viviendo un intenso momento de rumores, apuestas y conjeturas.

Ayer se despejó otra de las incógnitas. Ya sabemos que las dos grandes fuerzas políticas europeas, socialistas y conservadores, han pactado una distribución equilibrada. Quien ostente la presidencia será una persona de la familia conservadora, y quien ostente la cartera de exteriores será socialista. Primer consecuencia: cae Toni Blair como candidato a Presidente ya que, por muchas críticas que reciba de entre sus filas, la familia que le respalda en Europa es la socialista -¿o no?-.

Se supone que habrá que hacer más esfuerzos por el equilibrio: territorial, de género, de tamaño del país de origen…

Así las cosas, parece que es Junker el conservador con más papeletas para hacerse con la Presidencia. Mi favorita, siendo consciente de que Felipe González NO quiere ser presidente de la UE, ni siquiera candidato, es la irlandesa Mary Robinson.

Para la cartera de exteriores, voy a hacerme eco de un cotilleo que me llegó la semana pasada y que seguramente no tiene mucha consistencia pero yo… yo apuesto por D’Alema. 😉

¿Hacemos una porra? 😀

FYI:
MARY ROBINSON
Mary Robinson nació en Ballina, el 21 de mayo de 1944. Hija de dos médicos irlandeses. Estudió en el Colegio Mount Anville de Dublín. Se licenció en Derecho por el Trinity College de Dublín. Continuó su formación en el King´s Inn y después en la Universidad de Harvard. En 1969 fue profesora del Trinity College donde había estudiado y comenzó su carerra profesional como abogada en 1973.

El 3 de diciembre de 1990 fue elegida Presidenta de Irlanda como independiente con el apoyo del Partido Laborista y el Partido de los Trabajadores. Durante su mandato destacó la preocupación que mostró por los irlandeses que a lo largo de los años habían debido marchar al exterior para buscar trabajo. Mejoró notablemente las relaciones angloirlandesas, siendo la primera Jefa de Estado de Irlanda que visitaba a la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham. Fue también una activa defensora de los derechos humanos, siendo el primer Jefe de Estado en visitar Ruanda tras el genocidio que asoló el país. También estuvo en Somalia en pleno periodo de crisis, en 1992. Durante su mandato apoyó igualmente la creación del Tribunal Penal Internacional.

Al finalizar su etapa presidencial, el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, la nombró Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 12 de septiembre de 1997, cargo que ocupó hasta 2002.

En 2006 era elegida presidenta del programa Iniciativa para una Globalización Ética, organización internacional encargada de presionar a los gobiernos firmantes de acuerdos internacionales sobre protección de derechos humanos para su cumplimiento, además de ser profesora de la Universidad de Columbia y profesora extraordinaria de la Universidad de Pretoria.

Es vicepresidenta del Club de Madrid, y miembro del reconocido grupo The Elders.

MASSIMO D’ ALEMA
Massimo D’Alema nació en Roma el 20 de abril de 1949. Casado con Linda Giuva.

En su juventud fue secretario general de la Federación Juvenil Comunista Italiana, juventudes del Partido Comunista Italiano. Siendo así el primer jefe de gobierno de la UE proveniente de la tradición comunista.

Pertenece al centro-izquierda italiano y forma parte del partido Partido Democrático. Precedentemente estuvo en los Demócratas de Izquierda, del cual fue presidente de 1994 a 1998.

Presidente del gobierno de la República Italiana del 21 de octubre de 1998 al 25 de abril de 2000, sucedió en el cargo a Romano Prodi y fue sucedido por Giuliano Amato. Su principal problema al frente del ejecutivo italiano fue que no llegó al poder como vencedor de unas elecciones, sino a resultas de un pacto parlamentario.

En 2006 es nombrado por Romano Prodi Ministro de Asuntos Exteriores de Italia.

Blog Action Day: CAMBIO CLIMÁTICO

Hay quies afirman que lo del cambio climático es un camelo, o al menos no es tan grace como afirma la comunidad científica. Entre ellos destacan nuestro ex presidente Aznar, el actual presidente de la República Checa, el mismo que no quiere firmar el tratado de Lisboa… sí, ÉSE, o el primo de Rajoy…

Yo sugiero a quienes tengan dudas que visiten la web del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático, IPCC en sus siglas en inglés, que es una iniciativa de la ONU que reune a científicos y estudiosos de todo el mundo. Gente que habla con rigor, que sabe del tema y no frivoliza con él.

http://www.ipcc.ch/home_languages_main_spanish.htm

A finales de este año, el 18 de diciembre, en Copenhague, la ONU organiza una gran conferencia para abordar este asunto, que empieza a preocupar,  hoy por hoy, incluso a los excépticos. ¿Qué puede pasar? ¿Qué consecuencias tendremos que afrontar, y cómo lo haremos?. Hablan los organizadores de la conferencia de un IMPERATIVO CLIMÁTICO, porque “Hoy es urgente y esencial que el mundo se movilice ante el cambio climático. De hecho, ya no puede haber debates acerca de la necesidad de actuar, porque el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC), que presido, ha establecido que el cambio climático es una realidad inequívoca y más allá de cualquier duda científica.”

¿ Es Copenhague la última oportunidad de acordar medidas no ya que eviten, si no que mitiguen las consecuencias del cambio climático? ¿ Están los gobiernos del mundo dispuestos a abordar compromisos serios y efectivos?

¿Y los ciudadanos, tú y yo, estamos dispuestos a hacer algo, a parte de mirar el futuro con preocupación? ¿Reciclas, separas tus resíduos, ahorras agua, utilizas el trasnporte público todo lo que deberías, consumes responsablemente?

¡Qué difícil es este reto! Y este sí que es de tod@s…

Únete a la campaña SEAL THE DEAL